sábado, 11 de septiembre de 2010

Por no aburrirnos...

¿Que sería de los sábados sin algún imprevisto que los amenizara? Imaginaos lo que sería un sábado, pudiendo levantarse algo más tarde de lo habitual y sin tener nada (demasiado urgente) que hacer, pudiendo estar tranquila o tomándome el desayuno relajadamente... ¡puf! ¡qué aburrimiento¡ ¿no? Menos mal que mis niños saben cómo evitar que me aburra o lleve una vida monótona... Hoy colaboró David a mi entretenimiento, cogiendo una copa del mueble del salón y haciéndola pedazos contra el suelo... Gracias a Dios no pasó nada más que un par de cortes superficiales en una mano. Un par de lagrimitas, un par de tiritas de Caillou, y una cantinela de "Pupa, pupa" con carita de pena por toda la casa...



Por lo demás, operación vuelta al cole (que a nosotros nos va a durar todo el mes, al ritmo que vamos!!). Hoy toca fotos de carnet y forrar los libros. Manos a la obra, sábana blanca colgada de las sillas, luz natural entrando por la ventana del salón... y 20 fotos, de las que, con suerte, sólo vale una.



Y Miguel tres cuartos de lo mismo, aunque alguna más se pudo salvar...



Nos espera una tarde noche de forro de libros y ferias... Que os divirtáis vosotros también (y si alguno se aburre, os mando a alguno de estos tres...)

2 comentarios:

  1. ainsss mandamelos a mi un dia!!! que me los como a los tres! que ricos son!

    ResponderEliminar

¿Y tú qué piensas?